miércoles, 31 de octubre de 2012

BUÑUELOS DE VIENTO: POSTRE PARA TODOS SANTOS










Qué le vamos a hacer, nosotros somos de lo más tradicionales para esto de las fiestas, así que cuando llega la Semana Santa somos de torrijas, y para el día de Todos los Santos, qué mejor que unos buñuelos de viento. Son facilísimos de hacer y muy ricos. La receta llegó un día a mis manos pero no sé ni quién me la dio ni de donde la saqué, si alguien la identifica como suya no dude en decírmelo y pondré la fuente.

Ingredientes:



  • ·  2 huevos enteros.
  • ·  50 gramos de harina (repostería).
  • ·  40 gramos de mantequilla.
  • ·  40 mililitros de leche.
  • ·  165 mililitros de agua.
  • ·  1 pizca de sal.
  • ·  Azúcar para rebozar.
  • ·  Aceite de girasol para freír.

Preparación:
En un cazo ponemos a hervir el agua, con la mantequilla, la leche y la sal, y en el momento en que la mantequilla está derretida y comienza a hervir echamos de golpe la harina.
Damos vuelta, y vueltas hasta que la masa se despegue de las paredes del cazo (unos cinco minutos, que se hacen eternos por la masa tan dura que queda).
Sacamos del fuego el cazo y lo dejamos enfriar unos minutos. Ahora añadimos primero un huevo, y mezclamos muy bien hasta que se incorpore del todo, y luego añadimos el segundo huevo y mezclamos muy bien. Tiene que quedar una crema suave y fina. La dejamos reposar unos minutos, muy pocos.
En una sartén profunda echamos abundante aceite de girasol y cuando esté caliente vamos añadiendo cucharadas de masa. Tened en cuenta que crecen mucho, por eso con media cucharada de las grandes será suficiente. El fuego tiene que estar fuerte pero se deben hacer por dentro así que dorar suavemente.
Se rebozan en azúcar y se sirven, buenísimos!!

Recomendaciones:

1. Se pueden rellenar de crema pastelera o nata, e incluso cubrir con un poquito de chocolate.
2. Si queréis añadir un poquito de pasta de vainilla o esencia de anís tendrán ese sabor, que también es muy agradable, sin embargo, la receta clásica es la que os hemos dejado.

3. Si queréis se puede sustituir el agua por leche, sin embargo a mi me parecen más ligeros con agua y leche.

domingo, 28 de octubre de 2012

GALLETAS DE CHOCOLATE Y CAFÉ





Estás galletas las hicimos, creo que una de las tardes de más calor de este verano. Bueno pues allí estábamos los dos intentando prepararlas, al día siguiente íbamos de, como se decía antes, «visita», y queríamos llevar unas galletas. Teníamos la caja comprada, en una tienda de galletas que nos gusta mucho pero no por sus galletas sino por la cajas, y las chicas que trabajan allí siempre se quedan alucinadas cuando preguntan ¿les lleno la caja? No, no que las galletas las ponemos nosotros.


Teníamos, también la receta elegida, pero craso error no pensamos que preparar galletas que contenían mantequilla en pleno agosto y a más de 40 grados en la calle, iba a ser bastante dificultoso.
La receta original, hacía una presentación muy original, se cortaba una forma en la masa oscura, y en centro se colocaba la masa blanca. Bueno, en cuanto intentaba tocar la masa para recortarla, se me deshacía literalmente en las manos.


Imaginaros mi cara, y yo no paraba de decir, pero como se nos ocurre prepararlas con el calor que hace. Al final, se nos ocurrió colocar una masa sobre otra, enrollarlas, dejarlas en la nevera y hacer espirales nuevamente, y el resultado mereció la pena.


Aprovechamos para participar en la receta de este mes de Memorias de una cocinera, y esperamos que le gusten mucho. Como siempre sobre la campana, en el último día, jeje, pero más vale tarde que nunca, no?

Después de este rollo, os dejo la receta:

Ingredientes para 25 galletas:

  • 225 gramos de mantequilla.
  • 140 gramos de azúcar glass.
  • 1 yema de huevo ligeramente batida.
  • 1 clara de huevo.
  • 250 gramos de harina de repostería.
  • 1 cucharada de extracto de vainilla.
  • 3 cucharadas de cacao en polvo.
  • 2 pizcas de sal.
  • 1 sobre de café instantáneo.
  • 1 cucharadita y ½ de agua caliente.

Preparación:

Lo primero que hacemos es preparar el café instantáneo, para ello en un vaso pequeño echamos el café y el agua muy caliente, preparando una pasta.

En segundo lugar, colocamos la mantequilla a temperatura ambiente (blanda) y el azúcar en un bol, y batimos con una cuchara de madera, incorporamos la yema y seguimos mezclando.

Esta mezcla la dividimos en dos partes iguales. Colocando cada una de ellas en un bol.

A uno de los boles, añadimos la pasta de café sin dejar de mezclar. Y añadiremos 140 gramos de harina de repostería tamizada y una pizca de sal, removiendo hasta que todo este integrado. Haremos una bola, taparemos y la reservaremos en la nevera un mínimo de una hora.

En el otro bol añada el extracto de la vainilla, y el resto de la harina tamizada, junto con el cacao en polvo y una pizca de sal. Mezclaremos todo bien, haremos una bola, envolveremos en papel film y meteremos a la nevera durante una hora mínimo.



Colocaremos cada una de las masas entre dos papeles de horno, y extenderemos con un rodillo, hasta hacer un rectángulo. Esto con ambas masas.
Pondremos sobre la encimera de mármol o piedra fría la masa blanca, untaremos con una clara de huevo y pondremos el rectángulo de masa de cacao. Enrollaremos con cuidado, envolveremos en papel film, y volveremos a meter en la nevera otra hora, mínimo. Mejor si puede ser de un día para otro.

Precalentaremos el horno a 190 grados por arriba y por abajo.

Cortaremos la masa en rodajitas de medio centímetro, colocaremos sobre la bandeja de horno previamente forrada con papel sulfurizado, y hornearemos entre 10 y 15 minutos. Tendremos que ir observándolas para ver cuando están doraditas.

Fuera del horno, habrá que dejarlas enfriar unos minutos en la bandeja, y posteriormente pasarlas a una rejilla. Si lo hacemos nada más sacarlas se nos romperán.

Recomendaciones:

1. Las masas deben estar muy frías para ser manejadas. Sobre todo para hacer el corte de la espiral, si es verano incluso de un día para otro.

2. El café normal se puede sustituir por capuchino.

3. La segunda hornada de galletas suele hacerse en menos tiempo que la primera, así que ojo con ellas, se pueden quemar, por experiencia.

miércoles, 24 de octubre de 2012

CROQUETAS DE POLLO, JAMÓN Y CHAMPIÑONES


Para hacer la receta de Crema de Calabaza de Donna Hay era necesario tener caldo de pollo, y en ese momento en nuestro congelador no había, así que dicho y hecho, unas pechugas de pollo, un poco de jamón, unas verduras y «voilà» un caldo de pollo express pero ¿Qué hacía con todo el pollo del caldo? (Esto os da una idea del tiempo que hace que tenemos la receta en pendientes de publicar, je je).

La respuesta fue sencilla unas croquetas, buenísimas, fáciles y congelan de maravilla. ¿A quién no le gustan? Es imposible, a nosotros nos gustan de cualquier cosa, de pollo, de jamón, de ropa vieja, de pescado, gambas, mejillones, chipirones.... Si a eso le sumas que es una solución rápida a una cena o comida de emergencia, llegarás al resultado lógico, en nuestro congelador las encontrarás siempre. 

Con este aperitivo participamos en el concurso que ha preparado el blog «A freír espárragos» para celebrar su primer aniversario. No os lo perdáis.


Ingredientes:

·  4 filetes de pechuga de pollo (en este caso cocidas del caldo).
·  150 gramos de jamón serrano (de Teruel).
·  1 puerro.
·  1 cebolla.
·  1 pimiento verde.
·  9 champiñones.
·  3 cucharadas de harina.
·  750 ml de leche.
·   Sal y pimienta.
·   Nuez Moscada.
·   Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE).


Para el rebozado:

·   2 huevos.
·   1 cucharada de harina.
·   Pan rallado cracker.

Preparación:

Colocaremos al fuego una sartén amplia y cubriremos el fondo de la misma con AOVE, estas croquetas absorberán bastante aceite. Una vez que esté caliente añadimos el puerro y dejamos que se haga lentamente unos minutos (3 minutos), a continuación echamos la cebolla y seguimos dejando que se haga lentamente otros 3 minutos, y añadimos el pimiento verde. Todas estas verduras las habremos picado muy finamente. 


Cuando todas estén transparentes, muy pochaditas, añadiremos los champiñones también picado muy finamente. Dejaremos que se haga estás verduras muy despacio.


Mientras se pochan las verduras, cortaremos el pollo y el jamón serrano para tenerlo preparado.


Una vez que las verduras están pochadas (no deben de coger color, tan solo están blanquitas), se echan las 3 cucharadas de harina, se dan unas vueltas, y vertemos la mitad de la leche que habremos calentado previamente en el microondas. Daremos vueltas, e iremos añadiendo leche hasta que la masa tenga una consistencia similar a la de unas natillas espesas. En este momento echaremos el pollo y jamón picado anteriormente, e iremos dando vueltas para integrar estos ingredientes en la masa. Si es necesario añadimos más leche. Rectificaremos de sal, echamos un poquito de pimienta y por último nuez moscada recién molida.


Cuando la masa tenga una consistencia adecuada, se vierte sobre una fuente de cristal y se tapa con un papel film.


Se deja enfriar, se mete en la nevera y cuando esté bien fría se hacen las croquetas, se rebozan en harina, huevo y pan cracker y listas para ser fritas en un buen AOVE. 




Recomendaciones:

1. El éxito de unas buenas croquetas comienza en la elección de la sartén donde las vamos a elaborar, debe de ser amplia y antiadherente para que no se peguen.

2. La leche puede ser entera, semi o desnatada, si la usamos desnatada reduciremos la cantidad de grasa que llevan las croquetas.

3. El film que cubre a la masa de croquetas durante su reposo debe de estar pegado a la masa para que no haga costra.

4. Podemos usar un pan rallado normal, pero con el pan cracker la textura final es más crujiente y casi no cogen aceite al freírlas.

sábado, 20 de octubre de 2012

TARTA DE TIRAMISÚ

Nos encanta el tiramisú, puede que sea uno de nuestros postres favoritos. Además es un receta muy práctica porque se prepara de un día para otro, lo que hace que no tengas que estar pendiente el día de la comida o de la cena. Si os invitan a cenar y queréis llevar es un postre ideal, se traslada muy bien y gusta a todo el mundo.

Tengo dos recetas de tiramisú, una con los huevos enteros y otra que solo lleva las claras, ambas me las dieron dos muy buenas amigas, y en concreto la que os traigo hoy es la llamada de «verano» porque no lleva yemas y así prevenimos una posible salmonelosis.
Dedicada a Andrea que fue quien me la dió, que pena que no pudieras probarla, jeje pero es que no quedaron ni las migas.


























Ingredientes:




· 500 mililitros de nata de montar.
· 250 gramos de mascarpone.
· 3 claras de huevo.
· 150 gramos de azúcar.
· 1 vaso de café.
· Un chorro abundante de Amaretto.
· 24 bizcochos de soletilla (blanditos).
· Cacao en polvo para espolvorear.

Preparación:

Lo primero que hacemos es montar las claras a punto de nieve, para ello un punto de sal, y a darle, ya sea a mano o con la máquina, deben de quedar muy montadas. Reservamos en la nevera.
En un bol que previamente habremos metido al congelador como media hora, montaremos la nata (que estará fría de la nevera), y cuando este montada añadimos el azúcar y el queso mascarpone. Batiremos para que quede muy integrado, sin trocitos de mascarpone.


Mezclamos las dos cremas, y reservamos.
Comenzamos a montar la tarta, en un molde colocamos una base de bizcochos, muy juntitos. Y vamos mojándolos con el café y el amaretto mezclado. Deben quedar húmedos sin que lleguen a chorrear. Cubrimos con la crema de queso, huevo y nata, alisamos, y echamos cacao en polvo con un colador.


Repetimos, nuevamente bizcochos, café y amaretto y crema.
Ha llegado el momento de dejar reposar el tiramisú, mínimo 6 horas, mejor de un día para otro.
En el momento de servir, desmoldamos, espolvoreamos abundantemente con cacao en polvo, y en este caso le hemos puesto unas grosellas y unas almendras recubiertas de azúcares de colores.




Recomendaciones:

1. La nata tiene que ser para montar, de más del 35% de materia grasa.
2. El licor puedes sustituirlo por Brandy, coñac, licor de café… sin embargo, yo os recomiendo que lo busquéis, el amaretto le da un sabor muy peculiar al tiramisú.
3. Los bizcochos de soletilla, mirad los ingredientes, que no lleven limón, sino el sabor del tiramisú sale un poco extraño.
4. Se puede hacer en cualquier molde, incluso en moldes de aluminio de usar y tirar. Queda muy bonito también en vasitos individuales. En este caso lo hicimos en un molde de bizcocho y luego lo desmoldamos.
5. El cacao que sea amargo, sin azúcar, mucho más rico.

martes, 16 de octubre de 2012

PAN DE CHAPATA O CIABATTA



La propuesta de Bake de Word para el mes de octubre es hacer un Pan de Chapata o en italiano Ciabatta, y que como peculiaridad podemos decir que todas las recetas que hemos visto llevan Aceite de Oliva, lo que le otorga un sabor muy especial.

En casa menos hecho varias veces pan de chapata, pero como se supone que esto es un reto, decidí cambiar de receta, y elegí la del blog Webos Fritos. Imagino que todo el mundo lo conoce, pero si aún hay alguien que no ha entrado en él, hacedlo, por las recetas, por la manera de explicarlas, por las fotos… como podéis ver a nosotros nos encanta.
La receta es muy sencilla, la única dificultad es darle forma a las chapatas, y eso si que me cuesta, yo lo intento, pero me quedan… como me quedan pero oye de sabor estaban de diez.  

Os dejó la receta y el único cambio que introduje en la misma que fué la cantidad de agua del prefermento, que me parecía que quedaba demasiado duro.

Ingredientes prefermento:

·          100 ml de agua (Yo puse el doble, 200 ml.)
·          10 gramos de levadura fresca de panadería.
·          180 gramos de harina de fuerza.
·          1 cucharadita de azúcar.


Ingredientes pan:

·         260 gramos de agua.
·         30 gramos de levadura fresca de panadería.
·         430 gramos de harina de fuerza.
·         50 gramos de aceite de oliva virgen extra.
·         1 cucharadita de sal.

Lo primero que preparamos en el pre fermento, para ello ponemos en un bol la harina y sobre ella echamos la levadura desmenuzada, y añadiremos el azúcar y el agua, mezclamos y dejamos que repose tapado con un paño hasta que duplique su volumen. En mi caso, en casa hacía calor, así que una media hora fue suficiente. Acordaros de dejarlo en un lugar sin corrientes de aire.

En el cuenco donde está el pre fermento, añadir la harina y la sal. En un bol mezclar el agua con el aceite y la levadura, desleír y añadir esta mezcla poco a poco al cuenco.
Ahora toca amasar hasta que tenga una textura ligera y flexible. Os enlazo con un video que explica muy bien como amasar a mano con el amasado francés.

Hacemos una bola con la masa y sobre una superficie aceitada (puede ser papel de horno) se aplana bien con las manos y vamos haciendo un rectángulo. La tapamos y dejamos unos minutos (10 minutos).

Preparamos la bandeja de horno con papel de horno y vamos cortando rectángulos con un cuchillo muy afilado, y los pasamos a la bandeja del horno. Espolvoreamos con harina, y dejamos fermentar una media hora, tapados con un paño.
Precalentamos el horno a 180 grados por arriba y por abajo.
Pasado el tiempo de levado, introducimos en el horno a mitad, y ponemos abajo un recipiente con agua. El tamaño que hagamos de chapatas nos marcará el tiempo de cocción, a mi me salieron 9 chapatas no muy grandes, y las tuve 35 minutos.

Recomendaciones:

1. Respeta los tiempos de fermentación del pan, pero tampoco te pases, si no al meterlas en el horno se bajaran.
2. Prueba a prepararlas con más o menos sal según tus gustos.
3. Si es un día que hace frio en casa, mete a fermentar el pan en el horno apagado y eso evitará las corrientes de aire.
4. La levadura fresca puedes congelarla, la sacas una media hora antes de ponerte con el pan, y estará perfecta.
5. Utiliza un Aceite de Oliva Virgen Extra de calidad para el pan, se dará un sabor muy rico.

domingo, 14 de octubre de 2012

BIZCOCHO DE CALABAZA



Cuando este mes vimos el ingrediente que teníamos que utilizar para participar en la Recepta del 15 nos dijimos, ¿calabaza?, pero si la única receta que hacemos habitualmente es la crema de calabaza y ya la tenemos publicada ¿qué hacemos?.

Entonces me acorde que este verano, comiendo en un restaurante vegetariano nos sirvieron un bizcocho de zanahoria que estaba espectacular. Y nos dijimos «seguro que con calabaza también se puede hacer».

Nos pusimos a investigar y resulta que vimos el mismo bizcocho en mil páginas diferentes, y en todas era igual, jeje es como el bizcocho de yogur que no tiene dueño.

Al final quedo un bizcocho muy esponjoso, con un color naranja por dentro precioso y muy sabroso. Nos encantó, y no sólo a nosotros, todo el mundo que ha tomado un café con este bizcocho ha dicho lo mismo. Vamos que va a ser uno de nuestros favoritos a partir de este momento, imaginaros que estaba tirando la foto y no pude resistirme a darle un bocadito al pedacito que tenía cortado, pero... no se lo digáis a  nadie, jeje





Ingredientes:

·         300 gramos de calabaza asada.
·         300 gramos de harina de repostería.
·         275 gramos de azúcar.
·         4 huevos.
·         150 mililitros de aceite de girasol.
·         2 sobres de gaseosa.
·         1 cucharadita de levadura química.
·         1 pizca de sal.
·         Almendras laminadas opcionalmente.


Preparación:

Lo primero de todo es poner la calabaza a asar. Para esta receta el microondas es perfecto, lavaremos unos 900 gramos de calabaza y la cortaremos en trozos grandes, quitándole las pepitas. Ponemos los trozos en un bol que pueda ir al microondas y lo tapamos con papel transparente. Introduciremos en el microondas durante unos 15 minutos.

Sacaremos y dejaremos enfriar un poco. Cuando podamos manipular la calabaza, con una cuchara quitaremos la carne y la iremos poniendo en un bol. Cuando tengamos toda la carne de la calabaza en el bol la chafaremos con un tenedor. Se hace de manera muy fácil y se dejará enfriar.

Lo segundo, precalentar el horno a 180 grados por encima y por abajo.

En tercer lugar, en un bol ponemos los 4 huevos y los batimos con el azúcar hasta que casi doblen el volumen y blanqueen, añadimos los 300 gramos de la calabaza asada machacada y seguimos batiendo, luego el aceite de girasol y seguimos batiendo. Tiene que quedar una crema fina y comenzamos a incorporar la harina que habremos mezclado con la levadura, las gaseosas de sobre y una pizca de sal, la incorporamos tamizándola con cuidado.

Mezclamos, mezclamos y mezclamos, tiene que quedar una masa muy suave y con un bonito color naranja.

En un molde desmontable se pondrá papel de horno, y echaremos la masa del bizcocho. Opcionalmente ponemos sobre la masa unas almendras laminadas, metemos al horno durante unos 35 minutos a 170 o 180 grados según el horno de cada uno. Pincharemos pasado este tiempo, y si no está lo dejaremos 5 minutos más en el horno.

Listo!!!!

Recomendaciones:

1. La calabaza debe de estar fría cuando la mezclemos con el resto de ingredientes, por ello, se puede incluso asar el día de antes y tenerla preparada previamente.

2. Necesitaremos al menos 900 gramos de calabaza fresca, tened en cuenta que pierde mucha agua al ser asada y le quitaremos la piel.

3. El molde se puede encamisar con mantequilla y harina y quedará también perfecto.

4. Se guarda perfectamente bien tapado con papel de aluminio o film transparente o en una caja de galletas a trocitos. Ah… también se puede congelar.

martes, 9 de octubre de 2012

FRUTAS DE ARAGÓN



Estamos en plenas Fiestas del Pilar, y este mes el Recetario Mañoso nos proponía como ingrediente principal de la receta el chocolate. En primer lugar agradecer a Carolina del blog «De Paseo en laCocina», toda la información que nos ha dado sobre este producto, su origen y elaboración y cómo fue extendiéndose por España. Además, es verdad que en Aragón se trabaja en muchas fábricas el chocolate con gran calidad, no hay más que probar algunos de sus productos para comprobarlo. 

Así, que después de pensar y preparar alguna otra receta con chocolate, mi marido sacó un libro de cocina aragonesa, y me propuso que preparáramos unas frutas de Aragón. Más tradicional en estos días, no podía ser, ¿no os parece?. Las frutas de Aragón, para quienes no las conozcan, son unos dulces que se componen de fruta cocida y escarchada y luego recubiertas de chocolate. Se venden en unas cestas de mimbre y la verdad es que si la fruta es de buena calidad están muy, muy ricas.

La receta la preparamos con los tiempos de cocción que marcaba el libro, pero creemos que para algunas frutas es excesivo, así que aquí os mostraremos los que marca el libro, y luego los que nosotros pensamos que dan el punto perfecto a las frutas, vosotros luego decidís, por supuesto.

Bueno que no llegamos, que el plazo se termina el día 10 y yo aún estoy redactando la receta, siempre voy corriendo, a lo importante.

Ingredientes: 

·         ½ naranja.
·         2 ciruelas.
·         ½ melocotón.
·         ½ pera de conferencia.
·         ½ manzana.
·         500 gramos de azúcar blanco.
·         1 litro de agua.
·         150 gramos de azúcar blanco para escarchar.
·         400 gramos de chocolate de cobertura.
·         1 nuez de mantequilla.


La receta es muy sencilla, eso sí un poquito laboriosa porque hay que hacerla en diferentes momentos, pero esto es una cuestión más de paciencia.

Preparación: 

Lo primero es pelar toda la fruta, a excepción de la naranja que la lavaremos bajo el grifo, ya que la utilizaremos con piel. Y la cortaremos a trozos más bien grandes. En la foto podéis ver que nosotros los hicimos la primera vez un poco pequeños, craso error tienen que ser como el doble del tamaño que veis en la foto.

Las naranjas las cortaremos en gajos, estás si, del tamaño que veis en la imagen.

En una olla pondremos a cocer como medio litro de agua, y en cuanto comience a hervir añadimos la fruta, toda y de golpe. La dejaremos cocer unos 15 minutos y sacaremos toda a excepción de las naranjas que las dejaremos cocer 20 minutos. (En el libro dejan cocer toda la fruta junta 20 minutos).

Pasado este tiempo, sacaremos también las naranjas, y en la olla añadiremos el otro medio litro de agua y el medio kilo de azúcar, disolveremos bien y dejamos que comience a hervir el almíbar, añadir otra vez la fruta.

Dejar cocer toda la fruta en el almíbar 15 minutos y retirar toda menos las naranjas que cocerán 20 minutos (En el libro dejan cocer toda la fruta 20 minutos). Sacamos las naranjas, y dejamos enfriar toda la fruta sobre papel absorbente de cocina para eliminar parte del agua. Meteremos en la nevera la fruta hasta el día siguiente, y el almíbar se reserva en una olla hasta el día siguiente.

Pasadas 24 horas, ponemos a cocer nuevamente el almíbar y echamos las frutas, y dejamos cocer 10 minutos todas las frutas, menos la naranja que la dejamos 15 minutos (En el libro toda la fruta cuece 15 minutos).




Sacamos las naranjas, y dejamos enfriar un poco.











Deshacemos el chocolate de cobertura con la mantequilla, en este caso lo hicimos al baño María, pero puede hacerse también en el microondas con cuidado de no quemarlo.








Escarchamos las frutas (es decir, se pasan por azúcar).





Y se sumergen en el chocolate y las depositamos sobre papel de horno. 



Las dejamos enfriar y LISTAS… Buenísimas, en casa nos ha hecho mucha ilusión hacer está receta tan de aquí.



Recomendaciones: 

1. Comprar un chocolate de cobertura de calidad, en este caso se nota mucho la diferencia.
2. La fruta tiene que estar durita cuando la compréis, sino se os deshará al cocerla.
3. Probad con los tiempos de cocción, nosotros preferimos que la fruta nos quede un poquito dura pero en los gustos no hay nada escrito.  
4. Guardarlas en la nevera, una vez hechas, en un tarro de cristal.

5. El almíbar que sobra lo guardamos en unas tarrinas y al congelador, para hacer un bizcocho emborrachado ya está preparado el almíbar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...